En el puente de Andalucía nos hemos ido unos cuantos a Granada, a aprovechar las últimas nieves y visitar la Alhambra. Dormimos en el Colegio Mayor Albayzín. Los más atrevidos se tiraron por las pistas negras, y los menos, pasearon por el centro de Granada, conocieron el Albayzín y disfrutaron del pedazo de tiempo que ha hecho en este puente.

Dos de nuestros residentes, con unos amigos, van a asistir al congreso universitario UNIV, que se celebra en Roma cada año durante la Semana Santa. Para llegar a hacer una ponencia en la Urbe hay que pasar una fase de selección local, a la cual se presentaron; sus ponencias recibieron alabanzas de los jueces, y después de una comida en el Colegio Mayor Guadaira, tuvimos un espectáculo de magia y un concierto del quinteto Sentir Sonoro.

 

Esta vez vino un sumiller, a enseñarnos a reconocer el buen vino y a maridarlo. Blanco, tinto, rosado, dulce, espumoso… tampoco nos acordamos de mucho, pero en general nos lo pasamos muy bien, y aprendimos a raudales.

En un rincón de la sierra de Grazalema cenamos al calor de una hoguera, y al día siguiente subimos el Simancón. Como de los dos caminos no nos convencía ninguno, decidimos ir monte a través, y dio buen resultado; por el camino, íbamos saludando a las cabras montesas.

Como Almonte es nuestra segunda casa, no nos íbamos a quedar sin reyes magos. Los residentes también tuvimos regalos: chuches (siempre aciertas) y una corbata con patitos, para ir de punta en blanco.

A primeros de diciembre, cara a la Navidad, el Banco de Alimentos lleva a cabo una gran recogida en los colegios y supermercados. Este año hemos colaborado cubriendo el supermercado El Jamón, que está al lado del Mayor, durante el sábado. ¡Más de 400 kilos de alimentos no perecederos! Y es que cuando das, recibes mucho más.

Aunque hay escépticos, ninguno quedó indiferente. La palingenesia en una disciplina basada en el personalismo, que aspira a conocer el subconsciente del sujeto y, durante un sueño ligero, introducirse en él para curar males con posible origen psicológico. Yo tampoco entiendo cómo funciona, pero la sesión fue bastante impresionante.

 

¿Qué hago si tengo que dar una conferencia o hablar en público?¿Cómo sé que se me entiende cuando hablo de tú a tú? Hay mensajes que no terminan de entenderse bien, y es una pena que el fallo esté en la transimisión por parte del emisor. Luis nos dio un curso en dos sesiones, en el cual nos preparamos cada uno un tema para exponer brevemente: nos enseñó técnicas para sintetizar información y hacerla más inteligible, estructurar el discurso y adaptarlo a la audiencia.

Para variar un poco y dejar a un lado la Cruzcampo, Perico nos enseñó qué matices podemos distinguir en una buena cerveza. Probamos algunas artesanales, cervezas alemanas, negras, y alguna que nunca volveremos a ver. Acompañado con comida, que si no acabamos mal… y nadie se volvió en coche a casa. Más de uno estuvo como en un sueño.

Aprovechando el puente del Pilar, nos hemos ido algunos a la capital. Unos, a ver a sus familias. Otros a conocer Madrid, que nunca deja indiferente. El Prado, El Retiro, vías con cinco carriles en una sola dirección… aunque después de vivir en Sevilla, todo sabe a poco.